Colombia pide extradición de Salvatore Mancuso, exjefe paramilitar

(CNN Español) –– El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informó este jueves que solicitó a Estados Unidos el arresto y posterior extradición de Salvatore Mancuso, a quien la justicia estadounidense calificó como un «dirigente paramilitar y uno de los narcotraficantes más notorios» cuando lo condenó a más de 15 años de prisión por tráfico de drogas en 2015.

Se trata de la tercera solicitud de extradición presentada por el Gobierno colombiano contra Mancuso ante EE.UU. en lo que va del año, según un comunicado de Cancillería. Las primeras dos peticiones fueron enviadas en abril y mayo, y a la fecha no se «ha recibido ninguna notificación de las autoridades estadounidenses sobre su aprobación, rechazo o negativa».

Horas antes, el presidente de Colombia, Iván Duque, había dicho que su Gobierno solicitaría la custodia de Mancuso. Mediante mensajes en Twitter señaló que «si piensa ser deportado a Italia, acudiremos a los principios de jurisdicción universal por crímenes de lesa humanidad. Sus crímenes no quedarán en la impunidad». Y agregó que «el futuro de Salvatore Mancuso en Colombia debe ser una cárcel».

El trámite surge tres días después de que una firma de abogados que representa a Mancuso en Estados Unidos enviara a una corte federal un recurso de emergencia ––al que tuvo acceso CNN este jueves–– y en el que se solicita una deportación inmediata a Italia, ya que Mancuso no posee documentos legales para permanecer fuera de su condena en EE.UU.

Mancuso, que tiene ciudadanía colombiana e italiana de acuerdo con el documento, se encuentra bajo custodia federal desde marzo pasado en un centro de detención para indocumentados en el estado de Georgia en Estados Unidos.

Italia y Colombia no cuentan con un tratado de extradición.

Paramilitar y narcotraficante

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Mancuso era uno de los líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un grupo paramilitar que fue designado como terrorista por EE.UU. en 2001, y aprovechó su posición para introducir más de 100.000 kilos de cocaína en ese país y en otras partes del mundo.

Mancuso fue condenado a 190 meses de prisión en junio de 2015 en un tribunal estadounidense. Se había declarado culpable de un cargo de conspiración para distribuir cocaína en octubre de 2008, el mismo año que fue extraditado desde Colombia, según el Departamento de Justicia.

El exdirigente de las AUC fue condenado a 8 años de prisión por delitos de lesa humanidad en Colombia en 2014. Recibió una pena alternativa debido a que se acogió a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz, una normativa que buscaba «facilitar los procesos de paz y la reincorporación a la vida civil de miembros de grupos armados».

La ley beneficiaba a integrantes de «grupos armados organizados» que se desmovilizaran y por «la contribución del beneficiario a la consecución de la paz nacional, por su colaboración con la justicia, la verdad, la reparación integral a las víctimas y su adecuada resocialización».

Según el documento judicial presentado en la Corte Federal del Distrito de Columbia de EE.UU, Mancuso ––cuya custodia fue trasladada en marzo de este año al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés)–– se desmovilizó y fue «acusado, procesado, condenado y sentenciado en un tribunal de jurisdicción especial en Colombia».

El mismo documento también indica que mientras purgaba su condena, Mancuso «ha mostrado remordimiento y nunca ha ignorado los métodos deplorables utilizados para financiar y luchar una guerra contra las fuerzas guerrilleras de izquierda» y agrega que ha colaborado plenamente con las autoridades en ambos países.

Según sus abogados, Mancuso teme «persecución y tortura si regresa a Colombia».

CNN se contactó este jueves con uno de sus representantes legales, quien dijo vía correo electrónico que no harán comentarios sobre el caso en este momento.

El pedido de deportación de Mancuso a Italia llega una semana después de que el Tribunal Superior de Bogotá revocara la decisión de un juzgado en noviembre de 2019, que concluyó que el exdirigente había cumplido con su pena alternativa en Colombia y le otorgaba libertad condicional.

El Tribunal Superior ordenó el arresto de Mancuso el 11 de agosto.

Este jueves, la Cancillería dijo que la nueva solicitud de extradición «se presenta por orden del Tribunal con el propósito de que el señor Mancuso Gómez, una vez en Colombia, quede privado de la libertad por cuenta de las sentencias del 20 de noviembre y 31 de octubre de 2014».

Este miércoles, la Defensoría del Pueblo de Colombia, dijo en un comunicado que la deportación de Mancuso a Italia «lesionaría seriamente los derechos de las víctimas de las Autodefensas Unidas de Colombia».

Agregó que si el exdirigente viaja a Europa, eludiría así las «cientos de investigaciones pendientes en su contra por graves y masivas violaciones a los derechos humanos como masacres, desapariciones forzadas, homicidios selectivos, desplazamiento forzado y torturas, entre otras».

La semana pasada, la organización internacional Human Rights Watch urgió al Gobierno de Duque a agotar las vías legales para lograr la extradición de Mancuso.

«El testimonio de Salvatore Mancuso podría ayudar a develar la verdad sobre cientos de crímenes atroces y garantizar justicia para miles de víctimas», dijo en un comunicado el director para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up