OPINIÓN | Infectar voluntarios con covid-19 podría acelerar la carrera por una vacuna. Pero podría ser arriesgado

Nota del editor: Robert Klitzman es profesor de psiquiatría y director del programa de maestría en bioética de la Universidad de Columbia. Es autor de “Diseñando bebés: cómo la tecnología está cambiando las formas en que creamos niños“. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. .

(CNN) — Mientras los científicos compiten por desarrollar una vacuna contra el covid-19, miles de personas han expresado su interés en participar en ensayos clínicos que los expongan al virus. Muchas de estas personas están ansiosas por ayudar con el fin de salvar vidas y están dispuestas a asumir cualquier riesgo potencial.

Pero, ¿deberían estar tan ansiosos por participar?

Por lo general, las vacunas se desarrollan en el transcurso de varias etapas, comenzando con las pruebas en placas de Petri y animales. La pequeña fracción de estas pruebas que muestra ciertos resultados prometedores luego entra en varias fases de ensayos en humanos, donde los investigadores administran la vacuna a un número creciente de personas mientras monitorean la dosis y evalúan los efectos secundarios y la eficacia.

En la Fase 3 (la última fase antes de que la FDA la apruebe), los investigadores separan a los participantes en dos grupos y administran la vacuna a un grupo mientras le dan al otro un placebo.

¿Cómo se hacen las vacunas? Preguntas y respuestas sobre la inmunización

Los investigadores generalmente esperan varios meses mientras los participantes llevan sus vidas, van a trabajar, ven a familiares o toman el transporte público. Si menos personas que recibieron la vacuna que las que recibieron el placebo terminan infectadas, se considera efectivo.

Debido a que los médicos tienen el deber ético de minimizar el daño, generalmente evitan infectar deliberadamente a las personas con un virus. Pero el proceso habitual de esperar para ver cuántos de los participantes están infectados naturalmente lleva mucho tiempo.

Y si los ensayos se llevan a cabo en un lugar donde la propagación de la comunidad es baja, los participantes en ambos grupos nunca estarán expuestos al virus, y los investigadores tendrían dificultades para determinar si la vacuna funciona.

Dada la urgencia de encontrar una vacuna contra el covid segura y efectiva, los investigadores, en algunos casos, se saltan las pruebas con animales. También se han propuesto realizar ensayos de desafío en humanos o “infección controlada”, que permitirían a los investigadores exponer intencionalmente a todos los participantes al virus para evaluar el efecto de la vacuna experimental más rápidamente.

Una organización llamada 1Day Sooner, que aboga por el uso ensayos de desafío en humanos en el desarrollo de una vacuna contra el covid-19, pide a las personas (especialmente a aquellos que son jóvenes y no tienen afecciones de salud subyacentes) que ingresen sus nombres en línea y declaren que están dispuestos a ofrecerse como voluntarios para participar en dicho ensayo.

La idea ha obtenido un apoyo considerable, con más de 32.000 personas expresando interés, según el sitio web 1Day Sooner. El grupo también organizó una carta abierta dirigida al director del Instituto Nacional de Salud, Dr. Francis Collins, destacando la importancia de los ensayos de infección controlada. Más de 150 personas lo han firmado, incluidos 15 premios Nobel y otros expertos y académicos.

En el papel, este enfoque parece sencillo y lleno de potencial, dado que el mundo está desesperado por desarrollar una vacuna contra el covid-19. Pero es fundamental que el proceso, junto con el producto final, sea lo más seguro posible, especialmente dada la desconfianza de la ciencia en este país y el creciente movimiento antivacunas. Este novedoso diseño de estudio plantea varios problemas importantes que aún no se han resuelto.

Más de 165 vacunas contra el covid-19 están actualmente en desarrollo. Nadie sabe cuál, si es que alguna, funcionará. Las vacunas generalmente tardan más de una década en desarrollarse; los científicos generalmente prueban muchas posibilidades para encontrar una que tenga éxito.

En general, solo alrededor del 14% de las vacunas que entran en los ensayos clínicos de fase 1 terminan siendo aprobadas. Pero esa tasa de éxito se basa solo en estudios que han publicado datos: muchas compañías farmacéuticas e investigadores no divulgan los datos cuando sus productos experimentales no funcionan. Las probabilidades reales de éxito son, sin duda, mucho más bajas.

Si una prueba de infección controlada de una vacuna falla después de que todos los participantes hayan sido infectados, es probable que algunos se enfermen gravemente y mueran. Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, desde mediados de febrero hasta mediados de marzo, hasta el 20,8% de las personas de 20 a 44 años infectadas con covid requirieron hospitalización, el 4,2% ingresó a la unidad de cuidados intensivos y 0,2% murieron.

No queda claro si se implementarán ensayos controlados de infección o qué. Los defensores de estos ensayos dicen que podrían necesitar alrededor de 100 participantes para cada estudio. Si los investigadores adoptaran este enfoque durante 20 estudios, 2.000 personas se infectarían con covid.

Suponiendo que ninguna de las vacunas funcionó, se estima que 416 de estos participantes podrían necesitar hospitalización, 84 podrían necesitar UCI y cuatro podrían morir, según los datos de los CDC de principios de este año. Si una de las 20 vacunas de prueba funciona, solo 100 participantes estarían protegidos, mientras que 1.900 estarían infectados.

La mayoría de los ensayos de vacunas están diseñados para evaluar si el producto lleva a las personas a desarrollar anticuerpos, no si la vacuna realmente previene la infección. Incluso si una vacuna experimental hace que alguien desarrolle anticuerpos, es posible que no activen con éxito todos los componentes del sistema inmunitario del cuerpo para atacar eficazmente al virus.

Para colmo, los investigadores no han determinado cuánto tiempo durarán los anticuerpos del covid, cuántos anticuerpos protegerán a las personas de la infección y si es posible la reinfección. Si bien los voluntarios dispuestos, muchos de ellos adultos jóvenes, pueden pensar que corren poco o ningún riesgo en los ensayos de infección controlada, algunos se están poniendo en mayor riesgo de lo que creen.

Una vacuna también puede ser solo parcialmente efectiva y podría causar efectos secundarios significativos. Podría, por ejemplo, crear anticuerpos solo en el 50% o 60% de los participantes y causar enfermedades graves en el 10%.

Dada la enorme devastación del covid, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ha dicho que aprobará una vacuna que previene la enfermedad o disminuye su gravedad en al menos el 50% de quienes la reciben.

Es importante recordar que en 1976, se aprobó una vacuna contra la gripe porcina y finalmente se administró a unos 45 millones de estadounidenses, de los cuales más de 450 desarrollaron el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico raro en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al sistema nervioso sistema.

Desde entonces, ese incidente ha ayudado a impulsar el movimiento antivacunas.

Las compañías farmacéuticas que desarrollan la vacuna también sin duda buscarán beneficiarse de ella. El remdesivir, un medicamento antiviral que ha mostrado signos de acelerar la recuperación en pacientes moderadamente enfermos con neumonía por covid-19, cuesta entre US$ 2.000 y US$ 3.000 por persona por un curso de tratamiento de cinco días.

Si bien los defensores de los ensayos de infección controlada argumentan que los participantes salvarían millones de vidas, ese sería el caso solo si una vacuna demuestra ser segura y efectiva, sin mencionar que es accesible para millones de personas.

Desafortunadamente, dados los costos cada vez mayores de los medicamentos en Estados Unidos, las compañías farmacéuticas que terminan desarrollando una vacuna exitosa pueden cobrar una cantidad significativa de dinero por ello.

Aunque el gobierno Trump recientemente arregló un acuerdo de US$ 1.900 millones con Pfizer por 100 millones de dosis de una vacuna, con derecho a adquirir 500 millones más, esa vacuna experimental es solo una de las muchas que se están investigando actualmente.

Los defensores de los estudios de desafío también han ignorado en gran medida la cuestión de si los participantes (o sus familiares) serán compensados si terminan con problemas médicos a largo plazo o mueren como resultado del ensayo.

Y aunque a los participantes generalmente se les paga para participar en ensayos de vacunas convencionales, los sujetos en ensayos de infección controlada probablemente recibirían un pago aún mayor, lo que genera preocupación de que esto atraiga a las personas que se encuentran en posiciones financieramente vulnerables para asumir mayores riesgos.

El país enfrenta una crisis económica y existe una larga y oscura historia de investigadores que experimentan de manera desproporcionada en personas pobres y de color. Solo hay que ver el caso de Henrietta Lacks, una mujer negra cuyas células fueron extraídas de un tumor en su cuello uterino sin su conocimiento y utilizadas en investigación médica durante décadas sin el conocimiento de su familia.

Si bien no deberíamos rechazar automáticamente la posibilidad de ensayos de desafío en humanos, dada la cantidad de vidas que podrían salvarse con una vacuna temprana, debemos proceder con mucha cautela.

Si nos embarcamos en estos ensayos, los investigadores deberían ser aún más selectivos acerca de qué vacunas experimentales usar. Las compañías farmacéuticas también deberían comprometerse a hacer que la vacuna, si se aprueba, sea asequible para millones de personas.

Si los investigadores se embarcan en ensayos de infección controlada, deben administrar la vacuna e infectar solo a un puñado de participantes a la vez, y verificar si es efectiva antes de administrarla a sujetos adicionales para minimizar cualquier daño potencial.

El consentimiento informado y las pautas sólidas para todos los participantes son cruciales, y los investigadores deben interrogar a cada participante para garantizar que comprenda completamente los riesgos potenciales.

Todos queremos una vacuna segura, efectiva y ampliamente disponible, pero los investigadores deben garantizar que la seguridad de los participantes también se considere a fondo.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up