OPINIÓN | Esta es la mejor manera de honrar el legado de John Lewis

Nota del editor: Jess McIntosh es una estratega demócrata y exsesora de comunicaciones de Hillary Clinton. También es la coanfitriona del programa de radio de SiriusXM “Signal Boost”. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opiniones en CNNE.com/opinion

(CNN) — Hay un puente en Selma, Alabama, donde John Lewis, de 25 años, casi muere durante la marcha del “Domingo Sangriento”, de 1965. Este puente, llamado Edmund Pettus, un general confederado y líder del Alabama Ku Klux Klan, abarca la realidad de las bases racistas de Estados Unidos y el sueño de un país justo.

El puente debería haber sido renombrado hace mucho tiempo. Pettus era un terrorista interno que luchó en un ejército traidor por el derecho a reclamar la propiedad de los seres humanos. Los niños no son llevados al puente Edmund Pettus para aprender sobre él; las familias ahora hacen la peregrinación para enseñar a la próxima generación que los hombres como él pueden perder. Que mientras estos hombres ejercían un poder horrible y violento, había personas muy valientes que unían armas y enfrentaban esa violencia en su demanda de justicia. Que héroes como Lewis se pusieron su mejor traje de US$ 5, junto con su gabardina y su mochila y lucharon por los derechos de voto de los negros.

Las cosas deberían llamarse como son, y el puente en Selma debería cambiarse de nombre a Lewis. Este es el puente donde Lewis alguna vez pensó que iba a morir, después de haber sido golpeado tan duramente por los policías blancos que sufrió una fractura en el cráneo. Este es el puente que cruzó repetidamente a lo largo de los años, incluso del brazo del primer presidente negro.

Hay un escepticismo necesario sobre los cambios superficiales que se están haciendo en este momento. Pero para honrar el legado de la vida de Lewis e ir más allá del cambio simbólico, debemos restaurar la Ley de Derechos Electorales.

Lewis era activista y congresista demócrata. Fue un modelo a seguir para aquellos que predican la acción directa en las calles y aquellos que creen que el cambio proviene de los pasillos del poder. Trabajó en ambos espacios, hacia el mismo fin: el derecho de los afroestadounidenses a votar.

Lewis, junto con tantos otros en ese puente en 1965, fue monumental para la aprobación de la Ley de Derechos Electorales ese año. La ley, sin embargo, fue destruida en 2013 por la Corte Suprema, y Lewis luchó por restaurarla en el Congreso. El 6 de diciembre de 2019, Lewis golpeó un martillo en el piso de la Cámara de Representantes y anunció la aprobación de la Ley de Avance de los Derechos de Votación para restaurar las protecciones de la legislación histórica de 1965.

Pero ese proyecto de ley todavía está en el escritorio del líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, donde es probable que permanezca, junto con las promesas de las enmiendas 15 y 19 de la Constitución de Estados Unidos, mientras él esté en el cargo.

Si hay una forma obvia de honrar el legado de Lewis, es esto: hacer todo lo posible para garantizar el derecho de votar para cada estadounidense. Entonces continuaremos protestando, votando y luchando como el demonio contra la supremacismo blanco en nuestros vecindarios y en nuestro gobierno. Exigimos la aprobación del Senado de la Ley de Avance de los Derechos de Votación, y exigimos un nuevo liderazgo en Washington.

Hace un par de semanas, tuve la suerte de hablar con Dawn Porter, director de “Good Trouble”, el nuevo documental sobre la vida de Lewis. Las protestas a raíz de la muerte de George Floyd habían surgido en todo el país y Lewis había aparecido recientemente, enmascarado y desafiante, en una serie de fotos que lo mostraban mirando el mural Black Lives Matter pintado en la calle frente a la Casa Blanca. Soy blanco y relativamente joven, así que sé que no es mi lugar decir cuál es este momento y cómo encaja en la historia, pero le pregunté a Porter si tenía alguna idea de cómo se sentía Lewis en estos días y si él pensaba que esto podría ser el comienzo de un nuevo cambio fundamental en la acción y la comprensión. Porter dijo que creía que sí.

Cambiar el nombre del puente en Selma es un elemento de una lista de correcciones que se deben hacer desde hace mucho tiempo, pero no detendrá la privación de derechos de los afroestadounidenses. Es la lucha por los derechos de voto lo que ayudará a continuar el trabajo de la vida de Lewis. Comenzó a inspirarnos hace más de cinco décadas, y su legado no es solo el puente, es la marcha hacia la justicia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up