Los directores ejecutivos de las tecnológicas más poderosas del mundo serán interrogados por el Congreso. Esto es lo que puede esperarse

(CNN Business) — Cuando Bill Gates acudió al Congreso hace 22 años para responder a las afirmaciones de que Microsoft estaba sacando injustamente a su competencia, ofreció lo que desde entonces se ha convertido en un coro familiar de Silicon Valley.

Microsoft y sus pares, argumentó Gates, han producido nuevos productos deslumbrantes a precios asequibles; creó más empleos y oportunidades económicas que cualquier otro sector de la economía e hizo de Estados Unidos un líder en innovación. Sin embargo, a pesar del testimonio de Gates, Microsoft se enfrentaría a una enorme demanda antimonopolio del gobierno de EE.UU., un caso histórico que se mencionaría durante años como un punto de inflexión para la economía digital.

Ahora, en un eco de ese momento crucial, el Congreso se está preparando para interrogar a los titanes tecnológicos de nuestro tiempo: Amazon, Apple, Facebook y la empresa matriz de Google, Alphabet. (Microsoft, si bien sigue siendo una fuerza en la industria, ha evitado en gran medida la ola actual de escrutinio antimonopolio de EE.UU., que se centra principalmente en segmentos de negocios en los que no juega, como la publicidad digital).

El miércoles, los directores ejecutivos de la cuatro compañías, un grupo que incluye a dos de los hombres más ricos del mundo, se presentarán ante el panel antimonopolio de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes para responder a las acusaciones de que las compañías son demasiado dominantes o han perjudicado a la competencia, cada una a su manera. En un giro impulsado por la pandemia, los directores ejecutivos aparecerán juntos, en un panel, a través de videoconferencia. (Inicialmente programado para el lunes, la audiencia se pospuso a la luz del funeral del representante John Lewis).

Será la primera audiencia antimonopolio de este tipo desde la visita de Gates al Capitolio en 1998. Y algunos expertos en políticas anticipan que la historia podría repetirse, ya que las más grandes de ‘Big Tech’ se enfrentan a una gama de investigaciones antimonopolio por parte de funcionarios estatales y federales, así como de la Unión Europea.

“Mientras más miembros de la Comisión Judicial le den golpes a cualquiera de estas compañías, más presión se ejerce sobre los agentes antimonopolio para que se muevan agresivamente con sus investigaciones”, dijo Gene Kimmelman, exfuncionario antimonopolio del Departamento de Justicia y asesor principal de Public Knowledge, un grupo de defensa del consumidor.

MIRA: Experto señala mal uso de las leyes antimonopolio en EE.UU.

Los asesores principales de la comisión dicen que están decididos a mantener la audiencia enfocada en la sustancia, reuniendo la evidencia del enorme poder de las tecnológicas que podría sentar las bases para la acción, incluida la nueva legislación. Pero con los gigantes de la tecnología jugando a la defensa en muchos frentes, particularmente en una temporada política de alto riesgo, el potencial es alto para un enfrentamiento dramático, aunque posiblemente atenuado por su logística inusual.

Cada uno de los ejecutivos que testifican vendrá con diferentes experiencias con los legisladores. Tim Cook, de Apple, testificó en 2013, antes de que la reacción contra la tecnología realmente se afianzara, y en gran parte salió ilesa, discutiendo los puntos más delicados de la política fiscal global con los legisladores. El ahora director de Alphabet, Sundar Pichai, demostró ser bueno bajo presión en una audiencia que cubría las prácticas de datos de Google y las afirmaciones de sesgo político de la Comisión Judicial de la Cámara a finales de 2018. Y Mark Zuckerberg, de Facebook, fue interrogado durante 10 horas por la Cámara y el Senado sobre el historial de la compañía en materia de privacidad.

De los cuatro directores, sin embargo, es probable que gran parte de la atención del público en general recaiga en Jeff Bezos, de Amazon. El hombre más rico del mundo se ha posicionado de alguna manera como un jugador poderoso de Washington al comprar una casa en la capital de la nación, estableciendo nuevas oficinas en Amazon a tiro de piedra del Aeropuerto Nacional Reagan y con su propiedad de The Washington Post. Y, sin embargo, Bezos nunca ha testificado ante el Congreso. De hecho, es raro ver a Bezos entrevistado en un entorno sin guión o poco amigable, lo que lleva a muchos a preguntarse cómo es probable que se desempeñe bajo interrogatorio.

Por qué Silicon Valley está bajo fuego

A diferencia del caso de Microsoft, que se centró en cómo la compañía estaba usando a Windows para obtener una ventaja injusta en los navegadores web y otros tipos de software, las empresas que le tomaron el relevo el miércoles enfrentan una gama mucho más amplia de quejas. Es un reflejo de cuán dramáticamente se ha expandido la industria tecnológica para llenar prácticamente todos los rincones de nuestras vidas, yendo más allá de la informática para incluir alimentos, monitoreo de salud, transporte y otras actividades cotidianas.

Durante más de un año, el panel antimonopolio de la Comisión Judicial, dirigido por el representante demócrata de Rhode Island David Cicilline, ha exigido evidencia de las compañías y ha llevado a cabo entrevistas con muchos de sus rivales. Resultó en cinco audiencias públicas; 385 horas de citaciones a puerta cerrada, sesiones informativas y otras reuniones; y 93 solicitudes de información de las compañías que han producido más de 1,3 millones de documentos, de acuerdo con asesores de la comisión.

El testimonio de los directores ejecutivos ahora desarrollará ese registro de una manera muy visible, marcando lo que un asistente de la comisión describió como el “tramo final” en la investigación.

Amazon está bajo fuego por supuestamente usar datos de ventas de sus vendedores externos para descubrir qué nuevos productos vender y cómo socavar esas mismas tiendas independientes en su plataforma. Los rivales de Apple han acusado a la compañía de políticas de tienda de aplicaciones que limitan la forma en que se pueden diseñar las aplicaciones y que impulsan a los fabricantes de software a utilizar canales de pago de propiedad de Apple.

LEE: Jeff Bezos es tan millonario que acaba de romper un nuevo récord

El dominio de Facebook en la publicidad digital ha suscitado dudas sobre si está matando a los pequeños medios de noticias al eliminar sus ingresos por publicidad y comprar nuevas empresas más pequeñas como una posible estrategia para eliminar a los posibles rivales. Y Google ha sido acusado de favorecer sus propios servicios en los resultados de búsqueda y ha sido multado en Europa por agruparlos con su sistema operativo Android.

Cada una de las empresas ha rechazado los reclamos antimonopolio y algunos subrayan la competencia que enfrentan, a menudo refiriéndose entre sí o al creciente poder económico de las empresas chinas, o señalando cuidadosamente que muchos de sus servicios son gratuitos para los consumidores o disponibles a muy bajo costo. (Durante décadas, una preocupación clave de la ley antimonopolio ha sido el efecto del comportamiento corporativo en los precios al consumidor. Más recientemente, algunos expertos han cuestionado si los tribunales se han centrado demasiado en los efectos de los precios, particularmente en una era de publicidad poderosa basada en datos).

Las compañías no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios para este artículo.

En cierto sentido, las audiencias pueden verse como la culminación de años de creciente escrutinio y crítica del impacto de la industria tecnológica en la privacidad, el discurso civil, el discurso de odio y las elecciones. Pero esos problemas pueden tener menos que ver con reclamos antimonopolio específicos que la percepción de que las plataformas simplemente se han convertido en servicios esenciales. Aún así, a pesar de que esos problemas están menos directamente relacionados con la competencia, muchos analistas esperan ampliamente que se planteen en la audiencia.

Cómo las empresas tecnológicas pueden defenderse

Antes del debate, al menos una empresa realizó una investigación para mostrar cómo el escrutinio que enfrentan está mal orientado. El miércoles, Apple publicó un estudio encargado que muestra que el recorte del 30% de los ingresos que obtienen de los desarrolladores de aplicaciones es común en todo el ecosistema digital, incluso en Google Play Store, Microsoft Store y otros mercados en línea.

Los cuatro directores argumentarán enérgicamente, al igual que Gates, que sus compañías han permitido que innumerables otros negocios se formen y prosperen. Y los legisladores desempeñarán su papel, buscando desarmar la lógica de los ejecutivos y atraparlos sin preparación.

Pero de muchas maneras, los argumentos que se desarrollan en la audiencia no son los que importan, según David Heinemeier Hansson, fundador de la empresa de software de gestión de proyectos Basecamp. Hansson, un crítico vocal de Apple que testificó ante la subcomisión antimonopolio en enero, representa una de las muchas compañías tecnológicas más pequeñas que la investigación ha alentado a presentar quejas contra las plataformas más grandes.

La impresión general que creará la audiencia es una sensación de impulso, argumentó Hansson, una que podría allanar el camino para una demanda antimonopolio del Departamento de Justicia, que está investigando a Google, o los fiscales estatales, que tienen investigaciones separadas en curso sobre Google y Facebook.

“Creo que el evento en sí es más importante que lo que cualquier ejecutivo individual va a decir”, dijo Hansson. “Lo que es tan salvaje es que, esencialmente, hemos pasado 25 años sin ninguna aplicación material antimonopolio en tecnología desde el caso de Microsoft. De repente, estamos sentados en un buffet antimonopolio”.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up