La jueza Ruth Bader Ginsburg dice que ha estado recibiendo quimioterapia desde mayo, pero sigue siendo “totalmente capaz” de hacer su trabajo

(CNN) — La jueza Ruth Bader Ginsburg dijo este viernes que su cáncer había reaparecido y que ha estado recibiendo quimioterapia desde mayo.

Ginsburg, de 87 años, dijo que está “tolerando bien la quimioterapia” y que está “alentada por el éxito” de su tratamiento actual.

“A menudo he dicho que seguiría siendo miembro de la Corte siempre que pueda hacer el trabajo a toda máquina. Sigo siendo capaz de hacerlo”, dijo en un comunicado emitido el viernes por el tribunal.

En los últimos meses la jueza Ginsburg se ha visto afectada por varios quebrantos de salud. Esta semana fue llevada al hospital y tratada por una posible infección.  En mayo de este año se sometió a un tratamiento no quirúrgico por una afección benigna de la vesícula biliar.

Ginsburg continúa ejercitándose en el gimnasio privado de la Corte Suprema, dice su entrenador

Después del primer día de discusiones orales de la corte por teléfono el pasado 5 de mayo, Ginsburg se sometió a pruebas ambulatorias en un hospital de Washington. Esas pruebas, según el comunicado, “confirmaron que sufría de un cálculo biliar que había migrado a su conducto cístico, bloqueándolo y causando una infección”, dijo la Corte en una declaración.

Y tiene más antecedentes médicos.

La jueza se perdió los alegatos orales por primera vez en enero de 2019, mientras se recuperaba de una cirugía después de que le extrajeron dos nódulos cancerosos de su pulmón izquierdo el mes anterior. En ese momento, participó en los casos leyendo transcripciones. La jueza liberal ya había recibido tratamiento en noviembre de 2018 por tres costillas que se fracturó durante una caída en su oficina. Y en agosto de 2019, fue tratada por cáncer de páncreas.

Como resultado, su salud se ha visto sometida a un mayor escrutinio a medida que la corte se enfrenta a casos de gran alcance que pueden transformar la ley estadounidense. Desde que asumió el cargo, el presidente Donald Trump ha hecho dos nombramientos, Neil Gorsuch en 2017 y Brett Kavanaugh en 2018, profundizando la inclinación conservadora.

La jueza Ruth Bader Ginsburg está ‘en casa y bien’ después de ser hospitalizada, según la Corte Suprema de EE.UU.

Pero Bader ha demostrado su fortaleza física a pesar de sus quebrantos de salud. A principios de abril, en medio de la pandemia, fue vista entrenando en el gimnasio de la Corte Suprema.

Su entrenador Bryant Johnson le dijo al medio Law360 entonces que Ginsburg, 4 veces sobreviviente de cáncer, no quería detener sus sesiones.

“A todo el mundo se le ha ordenado cuarentena. La única razón por la que no le negué el entrenamiento a la jueza fue porque ella no estaba dispuesta a aceptar un no”, dijo Johnson.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up