California pasó de aplanar la curva a una gran oleada de coronavirus. ¿Qué pasó?

Rancho Mirage, California (CNN) — Durante las últimas 15 semanas, cuando duerme es el único momento en que Catherine Davis no está pensando en el covid-19.

Incluso entonces, dice que a veces se despierta con pensamientos de “¿Cuánto tiempo vamos a aguantar esto? ¿Por cuánto tiempo más nos enfrentaremos a esto todos los días?”.

Davis es la directora de enfermería del Eisenhower Health en Rancho Mirage, California, una ciudad desierta en el condado de Riverside, a unos 160 kilómetros de Los Ángeles. Ella y sus colegas están a punto del colapso mientras una oleada de casos de coronavirus casi ha abrumado al personal allí.

Lo que vive un hospital de California abrumado por el covid-19, mientras los médicos se aferran a su última defensa

Este empresario se niega a segundo cierre por la pandemia 3:06

“Hasta este (brote de coronavirus), en mi unidad posiblemente perderíamos un paciente al año”, dijo. “Hemos tenido 40 muertes en nuestra unidad. Sin embargo, hemos tratado a más de 700 pacientes”.

Con un recuento de muertes mucho más alto de lo que cualquier persona en su unidad haya visto en tan poco tiempo, ella dice que el personal está agotado emocional y físicamente.

“Realmente nos pusimos de acuerdo como personal, que si estábamos cómodos con ello, nos aseguraríamos de que un paciente no muriera solo. Por lo tanto, nos turnaríamos para pasar tiempo con ellos y tomar sus manos y hablar con ellos”, dijo Davis.

Un equipo médico de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue enviado al hospital para ayudar con el aumento de pacientes.

Los hospitales en California luchan por mantenerse al día con el aumento de pacientes de covid-19.

California se movía en la dirección correcta

No fue así como Davis imaginó lo que normalmente sería un verano tranquilo en su ciudad. California parecía moverse en la dirección correcta cuando se trataba de covid-19.

Fue el primer estado en imponer una orden de confinaiento el 19 de marzo. Menos de dos meses después, el 8 de mayo, los números habían caído lo suficiente como para que el estado comenzara la primera fase de reapertura.

El gobernador de California, Gavin Newsom, les dijo a sus ciudadanos que habían “aplanado la curva“.

Pero entonces llegó el Día de los Caídos. A principios de junio, los números comenzaron a aumentar. El promedio de siete días para los casos diarios de coronavirus ascendió a más de 2.600. Luego se dispararon.

Para el 11 de julio, el promedio de siete días había aumentado a 9.400 nuevos casos de coronavirus por día, un aumento de más del 250%. Las cifras fluctúan diariamente, pero la tendencia muestra que los casos en California van en aumento. Para el 13 de julio, Newsom ordenó el cierre de bares, restaurantes interiores, cines, bodegas y algunos otros negocios en todo el estado nuevamente. Entonces, ¿qué salió mal?

Anne Rimoin, profesora de epidemiología en la Universidad de California en Los Ángeles, dice que la respuesta es simple: algunos gobiernos y personas se volvieron complacientes.

“Sabes, abrimos demasiado pronto. No teníamos el virus totalmente bajo control”, dijo Rimoin.

Pero, agregó, “la gente no sigue las reglas. No usan máscaras. No están distanciando socialmente. No están haciendo lo que deben hacer”.

En lugares como los condados de Riverside, San Bernardino y Orange, ya no se requiere el uso de máscaras.

En el Condado de Orange, que limita con el Condado de Los Ángeles, alrededor de 100 personas asistieron a una reunión de la Junta de Supervisores del condado a mediados de junio para decir lo que piensan acerca de una orden de usar máscaras que había estado en vigor solo dos semanas. Todos los oradores, excepto uno, querían eliminar la orden.

“Esta orden de usar máscaras es ridícula”, dijo una mujer mientras se paraba frente al micrófono.

Otra mujer pensó que todo se basaba en un engaño. “Nada de esto se basa en la ciencia, sino más bien en una agenda política nefasta para silenciar a la gente y despojar a las libertades del trabajador estadounidense”, dijo.

“Más enfermos de lo que puedas imaginar”

Obtuvieron su deseo, pero ahora los estadounidenses se están infectando a tasas alarmantes en su comunidad. Cualquier epidemiólogo te dirá que usar una máscara no es un engaño, sino que se basa en una ciencia simple.

Pero si las personas no creen en los funcionarios de salud pública, podrían creerles a las enfermeras y los médicos encargados de cuidar a los enfermos en sus comunidades. Están viendo sus camas de hospitales llenas de personas que sufren de covid-19.

“Están más enfermos de lo que puedes imaginar y más allá de eso. No estamos tratando de decir que todas las personas que contraen el virus se enferman y terminan en el hospital”, dijo el Dr. Anil Perumbeti, un neumólogo que trabaja en Eisenhower Health en el condado de Riverside. “Pero los números son tan asombrosos que da miedo”.

El condado de Los Ángeles sigue siendo el más afectado. Es el condado más poblado con más de 11 millones de personas. Tiene más del 40% de todos los coronavirus positivos en el estado. Las máscaras son obligatorias allí, pero los expertos dicen que está claro que algunas personas están incumpliendo las reglas.

El aumento de casos es especialmente agudo entre las personas menores de 40 años, que son responsables de más del 50% de los casos nuevos.

Si bien el condado evalúa a decenas de miles de personas diariamente, lleva más tiempo obtener una cita para obtener una prueba gratuita el condado y obtener resultados también lleva demasiado tiempo.

Entre los que ayudan a impulsar la propagación se encuentran las personas de 40 años y menores, ya que son responsables de más del 50% de los nuevos casos, según el Departamento de Salud del estado.

El aumento también está afectando fuertemente a la comunidad latina. Los latinos son el 38,9% de la población del estado, pero representan el 55% de los casos en California, según el Departamento de Salud del estado. Eso puede deberse en parte al hecho de que los latinos a menudo viven en viviendas multigeneracionales y los latinos constituyen una gran parte de los trabajadores esenciales donde hay una mayor probabilidad de estar expuestos al virus.

“A veces es la experiencia laboral de mamá y papá la que los ha puesto en contacto (con el virus)”, dijo Davis. “Y luego pasa por toda la familia”.

Por ejemplo, una encuesta realizada en una población latina muy al sureste de Los Ángeles encontró que el 41% de los residentes dicen que continúan trabajando fuera de su hogar.

Al final las soluciones son simples pero devastadoras. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo que la ciudad está al borde de otra orden de confinamiento, pero Rimoin, la profesora de epidemiología, dijo que el estado ya estaba allí.

“Realmente no veo otra opción, sino que California cierre ahora mismo, que realmente cierre por un par de semanas para que podamos controlar este virus”, dijo.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up