ANÁLISIS | Tienes dos opciones para presidente, solamente dos

(CNN) — Ha habido muchas noticias, pero quiero centrarme hoy en un argumento hecho por el gobernador de Maryland, Larry Hogan, que creo que vale la pena explorar por su completo y total error.

Hogan es un político bastante notable: Es un republicano popular en un estado azul que no ha tenido miedo de criticar a la administración de Trump.

Tiene un nuevo libro sobre su lucha contra el cáncer y en él describe a los miembros del gabinete de la administración de Trump (no dice cuáles) sugiriendo que este año deberían presentarse contra el presidente Donald Trump. Él lo consideró, pero no lo hizo, en última instancia.

¿A quién apoya él para presidente? Pero lo que quiero abordar aquí es cómo Hogan está tratando la cuestión de si apoyará a Trump este otoño. Ha hecho variaciones de esto en algunas entrevistas, incluso con Jake Tapper de CNN el domingo.

TAPPER: No votó por el presidente Trump en 2016. Siempre ha criticado su enfoque de gobierno. Hace unos días, usted le dijo al podcast “The Dispatch” que probablemente no lo respaldará antes de las elecciones. ¿Quién cree que es una mejor persona para liderar a Estados Unidos en este momento tan difícil, Joe Biden o Donald Trump?

HOGAN: Bueno, creo que solo voy a dejar que el pueblo estadounidense tome esa decisión. La elección está a 100 días. Creo que la votación temprana comienza en 60 días o menos. Así que nos estamos acercando mucho a que el pueblo estadounidense tome esa decisión. Creo, francamente, que muchas personas, como yo, están frustradas con la división y la disfunción de ambos lados y no sienten que tengamos dos excelentes opciones.

Esa idea es cierta. Muchos demócratas que apoyaron a otras personas en sus primarias probablemente no estén demasiado entusiasmados con Joe Biden. Y muchos estadounidenses probablemente estén preocupados de que los demócratas se estén moviendo demasiado hacia la izquierda, incluso cuando están asustados por Trump.

Pero Hogan fue un poco más lejos en una entrevista con el presentador de radio conservador Hugh Hewitt:

“Quiero decir, hay otras opciones. No hice esa elección entre Hillary y Donald Trump la primera vez. Puse a mi padre como un candidato por escrito, le tenía mucho respeto. Probablemente hubiéramos podido hablar de Nixon. Pero, ya sabes, no es una decisión en blanco o negro”.

Técnicamente hablando, tiene razón. Puedes inscribir a alguien o elegir uno de los otros candidatos presidenciales que probablemente aparecerán en tu papeleta. El Partido Verde tiene a Howie Hawkins. Los libertarios tienen a Jo Jorgensen. Ninguno de los dos va a ser presidente.

Pero también está totalmente equivocado. Y aquí es donde Hogan se desvía hacia la tontería política. Tu voto 2020 es completamente una decisión en blanco y negro.

Si apoyas a Trump, él necesita tu ayuda. Una serie de encuestas estatales de CNN este fin de semana muestran que el presidente se está arrastrando en tres estados que ganó en 2016, incluida la Florida, que ningún candidato presidencial republicano exitoso ha perdido en 96 años. Desde Calvin Coolidge.

Si no apoyas a Trump, será mejor que votes en esa tendencia. Debido a que está en la papeleta y a pesar de esas encuestas, puedes terminar con cuatro años más de él.

Esa es una decisión tan binaria como es posible. Salvo una calamidad imprevista, Donald Trump o Joe Biden prestarán juramento el 20 de enero al mediodía. No será el padre de Larry Hogan, quien murió en 1975.

El subtexto de Hogan, un republicano, que no apoya vocalmente a Trump es que se opone a Trump pero no quiere rechazar a todos los republicanos que sí lo hacen. Hogan tiene este lujo ya que es el gobernador de un estado que casi seguramente emitirá sus votos electorales por Biden. ¡Y les recordará a todos eso si se postula para presidente en 2024!

Pero el efecto de las palabras de Hogan es la idea de que no importa qué candidato gane y que vale la pena considerar otra opción. El tiempo para otras opciones, en el sistema electoral que ha crecido a nuestro alrededor, fue durante la temporada primaria.

Hay muchas personas que argumentan que el sistema electoral de Estados Unidos necesita cambios. Eso no sucederá antes del 3 de noviembre.

LEE: OPINIÓN | Si las elecciones presidenciales estadounidenses fueran hoy…

Republicano o Demócrata, así ha sido por 150 años. Es un hecho de la vida estadounidense que las dos partes han tenido un control definitivo sobre la Casa Blanca desde la Guerra Civil. Y lo mantendrán a menos o hasta que se cambie todo el sistema.

Los partidos han vencido a populistas, progresistas, socialistas, dixiecratas e independientes. Han humillado a Teddy Roosevelt, Eugene Debs, Strom Thurmond, George Wallace y Ross Perot. La campaña del moderado independiente Howard Schultz nunca se lanzó formalmente este año.

Los últimos votos electorales que no son de partidos principales fueron hace mucho tiempo. A pesar de ofrecer opciones frustrantes, los principales partidos solo se han vuelto más dominantes. Nadie más que un republicano o un demócrata ha obtenido ningún voto electoral en más de 50 años, ya que Wallace, prometiendo mantener la segregación, ganó cinco estados del sur en 1968.

Los agentes de cambio se presentan en las primarias del partido. El poder que tienen los partidos sobre el sistema estadounidense es la razón por la cual Bernie Sanders, que no es demócrata, se postuló como demócrata dos veces. Es por eso que Ron Paul se postuló como republicano dos veces. Es por eso que Trump, que no siempre ha sido republicano, se postuló como republicano en 2016. Recuerda que incursionó en un Partido de Reforma en 2000 solo para darse cuenta de que no había camino hacia la victoria.

En noviembre, hasta que el país cambie el sistema, habrá que elegir entre republicano o demócrata a nivel presidencial.

LEE: Trump va perdiendo en un estado en el que ganaron todos los presidentes republicanos en los últimos 96 años

Un mal año para un voto de protesta. Los candidatos presidenciales intentan vender cada elección presidencial como la más importante, pero esto ciertamente tiene cierta importancia en tiempo real.

Dejando a un lado las divisiones más políticas de la presidencia de Trump:

Se le hizo un juicio político pero mantuvo el cargo gracias a su mayoría política en el Senado
Retiró intencionalmente a EE.UU. de una posición de liderazgo mundial
Rompió numerosos tratados y acuerdos comerciales
Intentó dividir el país basado en prejuicios raciales

Centrándose solo en su administración del país en medio de una pandemia:

Impulsó remedios falsos para covid-19
Alentó una reapertura prematura que permitió que el brote empeorara
Se negó a alentar a los estadounidenses a usar máscaras faciales y, por lo tanto, tiene cierta responsabilidad por la pérdida de vidas estadounidenses

Los estadounidenses han visto, bajo Trump y durante la pandemia, que quien se sienta en la Oficina Oval realmente tiene una relación con la vida cotidiana. Y por esa razón, en 2020, no hay otras opciones.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up