Análisis | El absolutamente extraordinario poder de Alexandria Ocasio-Cortez en las redes sociales

(CNN) — A las 11:02 a.m. hora del este del jueves, C-SPAN publicó un tuit con las declaraciones hechas por la congresista demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez en la Cámara de Representantes sobre la confrontación que tuvo con el republicano de Florida Ted Yoho el lunes.

En seis horas, según Jeremy Art de C-SPAN, se convirtió en la publicación más retuiteada de la cadena. En las primeras 24 horas del tuit, el mensaje fue retuiteado más de 95.000 veces y tiene más de 220.000 me gusta.

El video en sí, que dura poco menos de 10 minutos, fue visto casi 12 millones de veces, lo que, nuevamente según Art, lo convierte en el sexto video más visto de la historia de C-SPAN. Y es el clip de C-SPAN House más visto, aunque se publicó hace solo 24 horas.

La forma en que Ocasio-Cortez enfrentó a Yoho por sexismo después de que él la llamara una “p*** perra” tras su encuentro, según un reportero de The Hill, claramente tocó una fibra sensible.

Esto no es un accidente o una anomalía. Ocasio-Cortez, a pesar de estar en su primer periodo, tiene la mayor cantidad de seguidores en Twitter (7,8 millones) de cualquier miembro de la Cámara de Representantes. (La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene 4,9 millones de seguidores, y el líder de la minoría, Kevin McCarthy, tiene 924.500). Ocasio-Cortez tiene 1,4 millones de seguidores en Facebook (ella dijo en 2019 que había dejado de publicar personalmente en el sitio) y tiene 5,2 millones de seguidores en Instagram. ¡Hasta está en “Animal Crossing”!

Esos números son alucinantes. Especialmente cuando consideras que, hace 25 meses, muy pocas personas fuera del distrito de Queens y Bronx que ella esperaba representar habían escuchado su nombre.

LEE: OPINIÓN | La brillante defensa de Alexandria Ocasio Cortez de las mujeres que buscan el poder

No es exagerado decir que, aparte del expresidente Barack Obama (120,8 millones de seguidores en Twitter), no hay ningún miembro actual del Partido Demócrata con más capacidad para influir en la conversación nacional que Ocasio-Cortez. Ni siquiera Joe Biden, el aspirante presidencial demócrata (7,2 millones de seguidores en Twitter). Ni Pelosi. Ni el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (2,4 millones).

Ahora, influir en la conversación nacional no es lo mismo que poder dictar la agenda legislativa de la Cámara de Representantes o el Senado. Pelosi, que a veces se ha puesto de punta al hablar de la influencia descomunal de Ocasio-Cortez, ha señalado repetidamente este punto en entrevistas.

“Todas estas personas tienen su público en general y su mundo en Twitter”, dijo Pelosi a Maureen Dowd del New York Times en julio de 2019 sobre Ocasio-Cortez y los otros tres miembros del llamado “Escuadrón”. “Pero no los seguían. Son cuatro personas y esa es la cantidad de votos que obtuvieron”, dijo.

Algunos meses antes, Pelosi había sido aún más categórica sobre Ocasio-Cortez y el Escuadrón. “Si bien hay personas que tienen una gran cantidad de seguidores en Twitter, lo importante es que tengamos una gran cantidad de votos en el piso de la Cámara de Representantes”, dijo a USA Today.

MIRA: Trump compara a Alexandria Ocasio-Cortez con Evita Perón

Si bien Pelosi técnicamente tiene razón –el portavoz tiene mucha más capacidad de influir en lo que se convierte en ley que Ocasio-Cortez– también está misunderestimating (ejem) —una palabra inventada por George W. Bush que presumiblemente se podría traducir como “subestimando seriamente”– el poder que las redes sociales de Ocasio-Cortez podrían tener.

Se ha vuelto de rigor en estos días insistir en que “Twitter no es la vida real”. (¡Yo lo he dicho!) Pero, como argumenta el columnista del New York Times Charlie Warzel, esa visión demasiado simplificada se pierde el punto. Aquí está la clave de Charlie:

“Aun así, la noción de que Twitter no es la vida real es falsa. Está el sentido literal obvio. Twitter es una plataforma del mundo real y es utilizada por humanos muy reales. Luego está la noción de impacto tangible. El uso de Donald Trump de la plataforma para hacer campaña y gobernar y actuar como editor de asignaciones para los medios es el ejemplo destacado, pero va mucho más allá de eso. Pregúntele a un periodista que haya sido despedido por un tuit viejo desenterrado o una mujer o persona de color que haya sido expuesta, castigada o acosada y expulsada de su hogar si Twitter es la vida real. Dirán que sí”.

“También hay algo inefable sobre la influencia de Twitter, especialmente en lo que respecta a la política, en torno a la construcción de movimientos y fandoms. El ímpetu honesto y sostenido de las redes sociales detrás de los candidatos parece traducirse en algo, incluso si no está claro cuánto confiar en eso”.

Ese segundo párrafo, creo, realmente captura por qué Ocasio-Cortez es tan importante en la política demócrata, y en la cultura en general. Ella no es solo una política. Es un movimiento, impulsado hacia alturas inimaginables para un miembro del Congreso recién llegado por fanáticos ardientes que consumen todo lo que dice y hace.

Ocasio-Cortez es el nuevo modelo de nuestra política. Ella representa el futuro de cómo los políticos generarán apoyo y luego usarán ese apoyo para lograr sus objetivos políticos y de políticas (el próximo objetivo de Ocasio-Cortez bien podría ser un desafío para Schumer en las primarias para el Senado en 2022).

No tienes que estar de acuerdo con sus políticas (ni te tiene que gustar) para ver ese hecho.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up