Suecia cierra el misterioso asesinato del primer ministro Olof Palme más de 30 años después

(CNN) — Suecia ha finalizado una investigación de 34 años sobre el asesinato sin resolver del entonces primer ministro del país, Olof Palme, diciendo que el principal sospechoso está muerto.

Palme fue asesinado a tiros mientras daba un paseo nocturno después de visitar un cine en el centro de Estocolmo con su esposa, Lisbet, el 28 de febrero de 1986.

El misterio sobre el asesinato del líder socialdemócrata se ha apoderado de Suecia durante tres décadas, lo que provocó mucha especulación sobre el autor y el motivo. Mientras tanto, los investigadores han entrevistado a más de 10.000 personas, y 134 posibles sospechosos han confesado haber cometido el asesinato.

Foto de archivo de 1984 del primer ministro de Suecia Olof Palme.

El fiscal jefe de Suecia, Krister Petersson, dijo este miércoles en una conferencia de prensa en la capital del país que creía que el único autor era un hombre llamado Stig Engström, pero que no podía hacer nada más para demostrarlo.

“Como la persona murió, no puedo presentar cargos en su contra y he decidido suspender la investigación. En mi opinión, Stig Engström es el principal sospechoso”, dijo.

“Mi evaluación es que, después de más de 34 años, es difícil creer que cualquier investigación adicional nos brinde nuevos detalles y, por lo tanto, creo que hemos llegado tan lejos como uno podría esperar”.

La sospecha se centra en un hombre, a quien los investigadores “no pueden dedicarse”, dijo. Engström, también conocido como “el hombre Skandia” por la compañía de seguros donde trabajaba, murió en el año 2000.

“En gran medida, hemos estado a merced del trabajo de investigación policial que se realizó más cerca del momento del crimen, “dijo Petersson.

“En general, hay una serie de circunstancias que apuntan a Engström. Si el actual grupo de investigación de Palme hubiera estado a cargo hace 34 años, Engström habría sido detenido si no hubiera podido dar explicaciones satisfactorias de sus movimientos y acciones. Mi evaluación es que habría habido pruebas suficientes para detenerlo y ponerlo bajo custodia”.

Esta foto del 28 de febrero de 1986 muestra el lugar donde Olof Palme fue asesinado en el centro de Estocolmo.

Falsas confesiones

Hablando junto a Petersson, Hans Melander, jefe de la investigación, describió la escala de la investigación.

“Es, por mucho, la investigación criminal más grande de Suecia y a veces se compara con el asesinato de JFK y [el] bombardeo de Lockerbie. Ha estado en curso desde 1986 y contiene 22.430 puntos de interés diferentes”, dijo.

“90.000 personas están incluidas en la investigación preliminar, de las cuales 40.000 están identificadas. Más de 10.000 personas han sido entrevistadas, muchas de ellas varias veces. Más de 4.000 vehículos fueron investigados. Y 134 personas han confesado haber cometido el asesinato, incluyendo 29 directamente a la policía”.

El análisis de las dos balas encontradas en la escena, una de las cuales mató al primer ministro, y la otra hirió a su esposa, fue realizada por laboratorios en Suecia y Alemania, así como por el FBI en Estados Unidos, dijo.

Pero quedaron pocos rastros en las balas Magnum calibre 0,357 y sería imposible ahora, dado el paso del tiempo, combinarlos con un arma específica, dijo Melander.

Condena rechazada

El asesino convicto, ladrón y el drogadicto Christer Pettersson —que no tiene relación con el fiscal general— fue inicialmente condenado por el asesinato de Palme en 1988, en parte debido al testimonio de la esposa del primer ministro, quien presenció el asesinato.

Esta imagen de archivo muestra a Christer Pettersson después de ser absuelto en apelación en 1989 por el asesinato de Palme.

Pettersson estaba cumpliendo cadena perpetua por la muerte de Palme cuando su condena fue desestimada en un tribunal de apelaciones en 1989 debido a evidencia insuficiente. Murió en 2004.

En el momento del asesinato, muchos periódicos criticaron a las autoridades por alterar la investigación al no establecer bloqueos de carreteras de inmediato y acordonar lentamente la escena. Dos ministros del gabinete, el jefe de la fuerza de Policía Nacional y el jefe de la Agencia de Inteligencia de la Policía Nacional se vieron obligados a renunciar a medida que se desarrollaba la investigación.

El descubrimiento de una pistola en un lago central de Estocolmo en 2006 trajo esperanzas de nuevos desarrollos en la investigación, pero el caso seguía sin resolverse.

Krister Petterson, uno de los fiscales más distinguidos de Suecia, especializado en crimen organizado, fue contratado para supervisar la investigación en 2016. Ha estado involucrado en varios casos de alto perfil durante su carrera, incluido el asesinato de Anna Lindh, la entonces canciller, en 2003.

— Lauren Said-Moorhouse de CNN contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up